Día 3

Desde el puerto de Rinella de Salina hay media hora hasta Filicudi, donde se puede gozar de un abundante desayuno en uno de los bares del puerto, antes de adentrarse en sus callejones y dirigirse hacia el poblado prehistórico de Capo Graziano y la de Filo Braccio. Desde aquí se puede decidir si seguir por un sendero que conduce al pueblo de Pecorini a Mare y disfrutar de la playa y de los exquisitos restaurantes de pescado antes de regresar a Rinella, o ir al puerto y darse un baño mientras se espera el hidroplano hacia Alicudi. Pero, en este caso, tocaría pasar la noche allí, ya que a esa hora no habría más hidroplanos hacia Salina.

 

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.