Santa Lucía

Texto por
Autores de Lonely Planet
Pueblo pesquero en Santa Lucía
© ATGImages/Shutterstock
Las playas bañadas por el sol, la arena blanquísima y las aguas de un bello azul describen bien esta isla que ostenta el título de "Mejor destino mundial de lunas de miel". Pero en los últimos tiempos las autoridades turísticas de Santa Lucía apuestan por la cultura local auténtica, en base del rico patrimonio de la isla, sus tradiciones distintivas y su lado creativo. Este nuevo foco también alcanza la cocina local, con influencias africanas, europeas (británica y francesa) y de las Indias Orientales. Es ideal para aquellos fans del Caribe que para el 2024 busquen algo más que el típico alojamiento con pulsera todo incluido. 

¿Qué no te puedes perder?

  • Comer el mejor helado de Santa Lucía en Au Poye Park.

  • Seguir la tradición de comprar panes criollos rellenos de queso al pasar por Dennery.

  • Relajarse en un animado oasis playero en Gros Islet, con buena comida y compañía.

 

Vuelven los festivales

Dos de las palabras preferidas de los santalucenses son 'bon tan' (pasarlo bien) y 'lime' (salir). 

Playa de Gros Islet. © Sven Hansche/Shutterstock

Playa de Gros Islet. © Sven Hansche/Shutterstock

En los últimos tres años el ocio vivió un letargo inducido por la pandemia que por fin ha terminado, como prueba el regreso del mejor festival musical internacional del Caribe: el Saint Lucia Jazz and Arts Festival. Fiel a su compromiso de honrar el patrimonio de la isla, apuesta también por la danza, el teatro y la cocina local. Con un elenco encabezado por Sting, ganador de 17 grammys, Buju Banton, leyenda del reggae, y CeCe Winans, una de las grandes del góspel, los melómanos querrán reservar entrada cuanto antes, porque la del 2024 promete ser una edición increíble. 

Después de este evento en mayo, otro gran festival presidirá la temporada baja: en julio regresa el Carnaval, con toda su pompa y esplendor. Las semanas previas a su colorido final desatan un flujo de actividades paralelas, desde paseos en barco hasta desayunos festivos y fiestas ‘pasadas por agua’, pero lo más espectacular es el desfile de gente con plumas y joyas bailando al ritmo de soca. 

 

Renacimiento local

El pasado chocolatero de Santa Lucía se remonta al s. XVIII, cuando la isla exportaba cacao a Europa y Norteamérica para producir un chocolate de alta calidad. El cacao local estaba considerado de los mejores del mundo, cultivado en suelos volcánicos ricos en nutrientes y bajo un clima templado. Ahora la isla vuelve a sus raíces con Cacoa Sainte Lucie, una empresa de primer nivel que elabora microlotes de exquisito chocolate gourmet en Belvedere, Canaries. Al frente de la empresa está María Jackson, del poblado de Canaries, exchef pastelera y la primera mujer chocolatera de la isla. Cacoa Sainte Lucie se ha ampliado para ofrecer demostraciones a grupos reducidos, talleres prácticos y un restaurante que sirve platos con chocolate, como el pescado mahi-mahi a la parrilla rebozado con cacao. 

Bar y casa de cacao en Santa Lucía. © EWY Media/Shutterstock

Bar y casa de cacao en Santa Lucía. © EWY Media/Shutterstock

Cerca de allí, en Anse La Verdure, Plas Kassav ("lugar de la yuca" en kwéyol) es una panadería familiar de carretera centrada en otro cultivo histórico de la isla. La cabaña convertida en mini fábrica es todo un clásico local desde 1998, salvo por un incendio en el 2017 que arrasó el negocio. Desde su reconstrucción la panadería ofrece visitas guiadas en las que muestra el proceso de elaboración: el rallado de la yuca, la extracción del líquido y el secado de la pulpa en grandes calderos de cobre. La harina resultante es la base del pan de yuca, denso y sin levadura, aromatizado con sabores de la isla: coco, cerezas y pasas, manzanas y pasas, canela, plátano, chocolate, pescado en salazón, arenque ahumado, jengibre, piña, albaricoque y chocolate.

 

Pescador enseñando su pesca. © imageBROKER.com GmbH & Co. KG / Alamy Stock Photo

Pescador enseñando su pesca. © GmbH & Co. KG / Alamy Stock Photo

Nuestras guías