Gunung Mulu, Malasia: una de las maravillas del mundo

Texto por
Varios autores de Lonely Planet
Parque Nacional de Gunung Mulu, Malasia
michel_arnault_Shutterstock

Una de las 101 maravillas del mundo seleccionadas por Lonely Planet

Si se le pide a alguien que describa la selva, la imagen poco diferirá de Gunung Mulu: cascadas que caen en picado sobre piscinas ocultas, árboles tropicales de alturas imposibles, enredaderas que forman verdes celosías, anchurosos ríos de color marrón... Naturaleza virgen llena del canto y los chillidos de especies por descubrir.

Guía Lonely Planet 101 maravillas del mundo

 

La espectacularidad del Parque Nacional Gunung Mulu en la isla de Borneo, Malasia

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia

© Juhku / Shutterstock

 

Con una extensión de 529 km2 sobre las montañas kársticas del norte de Sarawak, en la Borneo malasia, Gunung Mulu concentra un montón de riqueza en un único parque nacional, desde afilados pináculos de caliza y cuevas sin fondo a profundos cañones y ríos de bosque tropical repletos de una fauna extraña y maravillosa.

 

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia

© Juhku / Shutterstock

 

Durante las caminatas por el bosque se podrá oír la llamada de los cálaos y, entre el follaje, cualquier movimiento podrá revelar un tarsero oriental que brinca o un desgarbado gibón. El aislamiento tiene sus inconvenientes (la manera más práctica de llegar es en avión al minúsculo aeropuerto de Mulu), pero también favorece su conservación.

Este es el bosque tropical virgen que vieron los primeros exploradores, solo accesible a quienes estén dispuestos a lidiar con sanguijuelas y a enfrentarse a lo desconocido.

 

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia, cueva Clearwater

© Yusnizam Yusof / Shutterstock

 

Datos prácticos sobre Gunung Mulu

Imprescindible

La cueva Clearwater, del Parque Nacional de Gunung Mulu, se considera la octava más larga del mundo, con 222 km.

 

Cómo llegar a Gunung Mulu

El aeropuerto internacional más cercano es el de Brunéi, en la capital del sultanato, Bandar Seri Begawan, pero desde allí a Gunung Mulu no hay ni vuelos ni carreteras, por lo que es mejor volar a Kuching, con buenas conexiones con Singapur y la Malasia peninsular, o a Kota Kinabalu, adonde llegan vuelos de toda Asia. Desde Kota Kinabalu y Kuching salen vuelos diarios a Mulu, el minúsculo aeropuerto de Mulu Gunung.

Una vez en el aeropuerto de Mulu, desde la terminal hasta las oficinas del parque se puede ir andando, aunque hay microbuses y todoterrenos esperando a los vuelos que ofrecen traslados a las oficinas y a los alojamientos. Para adentrarse en el parque a pie o para entrar a las cuevas del interior de la reserva hay que contratar a un guía acreditado. Se pueden alquilar lanchas para recorrer los ríos; lo mejor es organizarlo en el alojamiento.

 

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia

© robas / Getty Images

 

Dónde dormir en Gunung Mulu

  • Alojamiento económico

Mulu Village A 3 km de la entrada del parque, esta casa particular ofrece alquiler de bicicletas, excursiones por la jungla y clases de cocina, así como otras muchas actividades.

  • Alojamiento de precio alto

Mulu Marriott Resort & Spa Fundido con su entorno, este elegante hotel de cinco estrellas ofrece habitaciones dev madera alrededor de una bonita piscina y embarcadero propio para las excursiones en barca.

 

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia, cueva Deer

© Patrick Gijsbers / Getty Images

 

Dónde comer en Gunung Mulu

  • Restaurante barato

Good Luck Cave’fe Mulu A las puertas del parque, ideal para tomar una cerveza y un plato de arroz frito antes o después de una excursión a la jungla.

  • Restaurante de precio medio

Café Mulu El café del parque es perfecto para tomar desayunos caseros, cerveza fría, curris indios y delicias locales como laksa al estilo Mulu o umai (ensalada de pescado crudo)

 

Parque Nacional Gunung Mulu en Malasia

© Lukas Vejrik / Shutterstock

 

La mejor época para viajar a Gunung Mulu

La temporada alta de las visitas es de julio a septiembre, lo que evitan los meses húmedos del monzón de octubre a enero y de mayo a junio. Lo malo es que también es la época más calurosa del año para hacer excursiones.

El número de visitantes que pernoctan en el parque está limitado por las autoridades, por lo que si se quiere hacer excursiones largas a las cuevas y a los pináculos hay que reservar con meses de antelación.

 

 

¡Apúntate a nuestra newsletter y explora el mundo con Lonely Planet!

Nuestras guías

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.